Un médico español viviendo en Milán advierte de la saturación de la sanidad