El estrés influye a la hora de que te salgan canas: un estudio en ratones lo confirma