Un estudio del Gregorio Marañón detecta que el 70% de los ancianos de residencias tienen anticuerpos de coronavirus