La pérdida de olfato, clave para desarrollar la inmunidad ante el coronavirus