Salvar las vacaciones de verano: Europa trabaja en un protocolo común que defina las directrices en los vuelos