Se dispara la fiebre por las bicicletas por el miedo al contagio en los transportes públicos