Las aerolíneas defienden que los filtros de los aviones son equivalentes a los de los quirófanos