El Gobierno vasco, preocupado por lo vivido en las playas, apela a la "responsabilidad individual"