Guardia Civil y Policía Nacional vigilan junto a la municipal que casi un millón de madrileños cumplan las restricciones de movilidad