La Guardia Civil vigila desde el aire que nadie entre o salga de A Mariña, pero la gente sigue yendo a la Playa de las Catedrales