Las dos caras de Haro, un pueblo marcado por el coronavirus