Los hospitales se preparan para evitar el colapso en septiembre mientras la curva de contagios no cesa