La incidencia se dispara a 435, con 61.422 nuevos casos y 401 muertes