Comer sin quitarse la mascarilla o duchas de ozono: los inventos del coronavirus