Un grupo de investigadores buscan rastros de coronavirus en las superficies de Mieres, Asturias