Los jóvenes huyen de los cribados para evitar cuarentenas si dan positivo y seguir de fiesta