El coronavirus saca el lado más creativo a los ciudadanos: bailes, disfraces y juegos para pasar la cuarentena