Sánchez declara la guerra al virus: 200.000 millones en armas económicas para no dejar a nadie atrás