Julio César, de 35 años, el rostro de los ingresados en la quinta ola: sin levantarse y conectado al oxígeno