"No somos kamikazes": sanitarios de toda España reclaman sus derechos