No, Lorenzo Díaz, el reportero de Informativos Telecinco, no tenía fiebre: la culpa fue del foco