El otro drama de luchar contra el cáncer: el día a día en el puesto de trabajo