La policía vigila el centro de la Cruz Roja de Málaga, uno de los nuevos brotes de coronavirus más preocupantes