Los médicos advierten: los guantes no protegen del coronavirus y su uso puede ser contraproducente