Los médicos insisten: las mascarillas FFP2 no son recomendables para la población general