Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada (recopilan datos sobre tus gustos y perfil).

Si continúas navegando por el sitio, estás aceptando su uso.

Puedes rechazar la utilización de cookies u obtener más información al respecto en nuestra Política de Cookies

A través de cualquiera de las páginas webs del Grupo tiene la opción de personalizar las cookies tal y como desee.

Melbourne festeja la salida del confinamiento mientras China vuelve a detectar rebrotes de coronavirus

  • La gente felicita a los desconocidos en la calles y los mercados, contentos de volver a la vida normal

  • En China, detectan un brote en Xinjiang con 183 contagiados

Los ciudadanos de Melbourne, la segunda ciudad más poblada de Australia, festejaba este miércoles la salida del confinamiento después de casi cuatro meses. En la otra cara, China, foco de la pandemia, vuelve a detectar nuevos brotes de covid-19.

"Se ve la felicidad, la euforia de la gente. Fui al supermercado y personas con las que no tienes relación te sonríen y te dicen '¡por fin!'", cuenta a Efe la uruguaya Alma Luz Dapueto, quien vive desde hace 44 años en Melbourne, la capital del estado de Victoria (sureste).

La uruguaya, quien tiene previsto reunirse hoy con sus hijos y nietos en un restaurante, asegura que "valió la pena el sacrificio" de este confinamiento, considerado como uno de los más estrictos y largos del planeta.

Abren bares, restaurantes y peluquerías con restricciones de aforo

A las puertas de bares y restaurantes filas de personas cantaban con júbilo la cuenta atrás para la llegada de la medianoche que marcó el fin del confinamiento y el inicio de las celebraciones.

Desde este miércoles tiendas minoristas, restaurantes, cafeterías y negocios de belleza de Melbourne reabren sus puertas, aunque con restricciones de aforo y bajo fuertes medidas sanitarias, y se amplía la libertad de movimiento y reuniones en la ciudad.

"Está todo lleno, tengo reservas para las próximas cuatro semanas", indica a Efe Nacho Castells, propietario del restaurante español Tinto, al remarcar que "han sido tiempos muy difíciles, especialmente este segundo confinamiento".

Confinamiento

El 9 de julio, los alrededor de 5 millones de habitantes de Melbourne quedaron confinados por segunda vez con el objetivo de cortar el incremento de los nuevos infectados con la covid-19.

Las medidas incluían la prohibición de salir de casa menos en excepciones contadas, como hacer deporte una hora al día en un radio de 5 kilómetros, así como el cierre de gran parte de los negocios y establecimientos, y un toque de queda nocturno.

Las restricciones más duras se aplicaron en Melbourne, que era el epicentro de la segunda ola que comenzó en parte por quienes se saltaban la cuarentena en los hoteles, con medidas menos estrictas en el resto de Victoria.

El estado, que ha rebajado drásticamente los contagios, pasó de 2.900 infecciones a principios de julio a las 20.340 actuales, casi el 75% del total de casos a nivel nacional desde que se detectó la pandemia. La covid-19 ha causado 819 muertos en Victoria, de los 905 que hay en toda Australia.

Este segundo confinamiento ha sido más restrictivo que el primero decretado entre el 30 de marzo y el 11 de mayo. Las medidas provocaron varias protestas, incluida una el pasado 23 de octubre en Melbourne que reunió a cientos de personas que desafiaron la cuarentena y terminó con 16 detenidos.

Los residentes en Melbourne deben mantenerse en un radio de 25 kilómetros

El desconfinamiento aún no es total dado que los habitantes de Melbourne deben permanecer en un radio de 25 kilómetros de sus viviendas, lo que impide viajes a otras regiones hasta el 8 de noviembre. También permanecen vigentes límites de aforo tanto para reuniones en interior como exterior; y establecimientos, como los gimnasios, aún no han podido reabrir.

Castells apunta que a fin de cumplir con las restricciones en el sector de la hostelería pretende ampliar el horario de apertura y organizar el servicio del restaurante en tres turnos. Por su parte, el chileno Claudio Vásquez declara a Efe que vive con una mezcla de "ansiedad" y "felicidad" la reapertura de Melbourne dado que tiene que "pensar en lo que se puede y no puede hacer".

La pandemia bajo control

El lunes y martes las autoridades informaron que por primera vez desde principios de junio no se ha detectado ningún nuevo contagio o fallecimiento, mientras que este miércoles se anunciaron dos infecciones y dos decesos. El virus "siempre va a estar allí, pero si las cifras son muy bajas, serán absolutamente manejables", explicó este miércoles el gobernador regional, Daniel Andrews, en su comparecencia diaria.

Los habitantes de Melbourne comienzan a retomar sus hábitos cotidianos y planes futuros. Vásquez planea jugar una pachanga de fútbol con sus amigos y visitar a la familia junto con su esposa en los próximos días, al tiempo que le da un empujón a las obras de renovación de su casa.

Los estados australianos han reabierto a diferentes velocidades su economía y algunos mantienen el cierre en las fronteras interestatales. Australia espera reactivar su economía antes de Navidad para salir de la recesión en la que está sumida tras casi 30 años de crecimiento, aunque los pronósticos más favorecedores estiman que pueda crecer en el último trimestre del año.

En Australia festejan y en China vuelven los rebrotes

Un brote surgido la semana pasada en una fábrica en Xinjiang, ya suma 183 contagios de covid-19, de los cuales 161 son asintomáticos, mientras que el resto han desarrollado síntomas. Ha sido detectado en la región autónoma en la que vive la comunidad uigur después de cuatro días de pruebas, ha finalizado el cribado masivo para toda la ciudad de Kashgar.

Los nuevos contagios están vinculados a una fábrica del condado de Shufu donde trabajan los dos progenitores de una joven de 17 años, que resultó ser el origen del brote.

El secretario de la Comisión de Salud en Kashgar, Li Linyu, ha explicado que tras comparar la secuencia genética con el brote del pasado mes de julio en Urumchi, la capital de Xinjiang, se ha descartado que exista conexión.

En paralelo, el Ministerio de Salud de China ha informado este miércoles de que se han diagnosticado otros 20 nuevos casos de coronavirus, todos ellos procedentes del extranjero, además de los 22 registrados en la región autónoma de Xinjiang.

La cifra de casos de COVID-19 importados ha aumentado a 3.284 en China, mientras que el total a nivel nacional es de 85.868 positivos. De los últimos 20 contagios importados, siete han sido registrados en el municipio de Shanghái, otros seis en la provincia de Shaanxi, además de dos positivos más en Cantón. La región autónoma de Mongolia Interior y las provincias de Hebei, Tianjin, Henan y Sichuan, han sumado uno respectivamente.