Los menores de entre 12 y 19 años que sí dan ejemplo: empiezan a vacunarse con muchas ganas