La mortalidad por coronavirus se dispara en Bolivia: la policía ha recogido 3.300 cadáveres en casas y calles