Los más pequeños, ejemplares en el uso de la mascarilla: son los primeros convencidos de que son necesarias