El director general de la OMS contradice a sus expertos y expresa su esperanza en que haya vacuna a finales de año