Ourense, al borde del confinamiento ante el incesante aumento del número de casos de coronavirus