Prohibidas las reuniones de no convivientes en Ourense, triplica la incidencia gallega