El Palacio de Hielo de Madrid se convierte en una morgue ante la saturación de las funerarias