La pandemia arrasa la salud mental de los menores y jóvenes y la nueva normalidad de locos años 20 augura lo peor