Los positivos por COVID-19 que se saltan la cuarentena se enfrentan a sanciones de hasta 600.000 euros