El presidente de Moderna advierte de que su vacuna “no es ninguna bala de plata contra el coronavirus"