Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada (recopilan datos sobre tus gustos y perfil).

Si continúas navegando por el sitio, estás aceptando su uso.

Puedes rechazar la utilización de cookies u obtener más información al respecto en nuestra Política de Cookies

A través de cualquiera de las páginas webs del Grupo tiene la opción de personalizar las cookies tal y como desee.

Qué es la parestesia, el nuevo efecto secundario poco frecuente de la vacuna de Moderna

  • En España, hasta el 9 de enero de 2022, se han registrado 158 notificaciones de parestesia

  • Hasta ese día se habían administrado más de 14 millones de dosis de esta vacuna.

  • La parestesia es una sensación anormal que se suele manifestar en forma de hormigueo, pinchazos, picazón o adormecimiento

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, Aemps, ha incluido en su duodécimo Informe de Farmacovigilancia sobre vacunas del coronavirus, la parestesia y la mielitis trasversa como posibles efectos secundarios tras su inoculación de la vacuna Moderna. Aunque no de manera generalizada.

La parestesia es una sensación anormal que se suele manifestar en forma de hormigueo, pinchazos, picazón o adormecimiento que se suele sentir en las manos, brazos, piernas o pies, y también otras partes del cuerpo. Esta sensación sucede cuando se ejerce una presión sobre un nervio y la sensación se va rápidamente una vez que se alivia la presión. Pero como reacción a la vacuna, puede ser síntoma de otro tipo de causas.

La mayoría de las veces, esta sensibilidad anormal es transitoria y, a menudo, la describimos coloquialmente como que alguna parte del cuerpo "se nos ha dormido". Suelen surgir por afecciones del sistema nervioso central (cerebro y médula espinal), o del sistema nervioso periférico como causas de la parestesia.

Entre las que afectan al sistema nervioso central, podemos destacar el accidente cerebrovascular (ACV), los ataques isquémicos transitorios (los mini-ACV), la mielitis transversa, la encefalitis, el aneurisma cerebral (una dilatación o protuberancia en una arteria del cerebro), la malformación arteriovenosa cerebral (una formación anormal de los vasos sanguíneos del cerebro), esclerosis múltiple, la hernia de disco o una crisis epiléptica. También distintos tipos de tumores, como el cerebral, o de la médula espinal, pueden causar parestesia.

Qué otras patologías provocan parestesia

Además de la vacuna, numerosas patologías infecciosas son susceptibles de provocar parestesia, con afectación variable en diversas localizaciones del sistema nervioso, como la culebrilla o infección por herpes zóster, la enfermedad de Lyme -que transmite la garrapata-, la lepra, la sífilis y el VIH. Enfermedades hereditarias también pueden ser causa de parestesia.

En España, hasta el 9 de enero de 2022, se han registrado 158 notificaciones de parestesia. Hasta ese día se habían administrado más de 14 millones de dosis de esta vacuna. Sanidad, tiene registrados hasta el 9 de enero de 2022 un total de 55.455 notificaciones de reacciones adversas tras las 80.109.445 dosis de vacunas administradas frente a la COVID-19; de media, 69 notificaciones por cada 100.000 dosis administradas. De las notificaciones de reacciones adversas consideradas ‘graves’ que ha recibido Sanidad, hasta ese día, 375 terminaron en muerte del paciente.