La pandemia y la saturación en hospitales complican las intervenciones de reconstrucción mamaria