Un simple resfriado común podría ser una gran ayuda contra la COVID-19, aseguran desde Berlín