Las residencias continúan pidiendo personal y material, mientras siguen contando fallecidos