El terror de los mayores ante el coronavirus a estar condenados de antemano no es real