Los test rápidos y el estudio masivo de seroprevalencia, claves para la fase de desescalada del coronavirus