La Unión Europea rectifica, pone en evidencia a la OMS, y recomienda el uso de mascarillas a personas asintomáticas