La vacuna rusa contra el coronavirus es segura y no ha provocado incidentes adversos, según un estudio