Una sola vecina tiene en cuarentena a medio pueblo: trabaja en la residencia de Burbáguena y regenta una tienda