Los aviones, obligados a volar al 50% de su capacidad para respetar la distancia entre los pasajeros