Apagar el calefactor, dormir más o comer despacio, los nuevos gestos para adelgazar