Cadáveres y sospechas, ¿qué oculta el Vaticano en su nunciatura apostólica en Roma?