El hallazgo de la camiseta de Gabriel fue la pista definitiva para centrar la investigación