Josep Baselga, una sonrisa al cáncer